Niño va a la escuela con la cabeza congelada – cuando el maestro ve de cerca se le rompe el corazón

lamentablemente existen millones de casos en que los niños no tienen la posibilidad de estudiar o lo hacen bajo circunstancias muy críticas.

Recientemente comenzó a circular en internet la fotografía de un pequeño que llega al colegio con el pelo congelado.

misma que ahora se está esparciendo como pólvora en todo el mundo. A muchos nos ha roto el corazón y creo que no serás la excepción.

no cabe duda de que querer es poder y pese a todo, este pequeño soporta el duro clima con tal de ir al colegio a estudiar pues sabe muy bien que es la única forma de tener un mejor futuro.

Wang Fuman, con tan solo ocho años de edad, camina una hora y media desde su casa bajo temperaturas gélidas que llegan a alcanzar los nueve grados bajo cero.

El pequeño vive en la localidad de Zhaotong, en una zona rural de la provincia de Yunnan, al sur de China, únicamente con su abuelita pues su madre lo abandonó y su padre tuvo que mudarse a una ciudad más grande para poder conseguir empleo.

Cuando tiene colegio, Wang recorre 4,5 kilómetros con una temperatura de nueve grados bajo cero. Ha sido gracias a su profesor que las imágenes se han dado a conocer al mundo, relatando también parte de la dura historia de su alumno quien por cierto, es un niño muy aplicado que sabe aprovechar cada enseñanza impartida por su profesor y quien sin importar que siempre llega entumecido por el frío, jamás falta a clase.

En las fotografías que el profesor compartió en las redes podemos ver a Wang con las mejillas enrojecidas, sus cejas y cabello congelado y sus pequeñas manos quemadas por el frío.

Ese día que Fuman llegó así, el frío calaba en los huesos pero él decidió no faltar pues tenía examen. Su profesor está muy orgulloso de él pues comenta es un gran ejemplo de responsabilidad y esfuerzo.

Sin importar cuan maltratadas, resecas y quemadas estuvieran sus manos, el menor hizo su examen. Él y su abuelita viven en condiciones críticas en una casita hecha de barro y con un techo cubierto de paja, no les es posible gastar en guantes para el pequeño ni tampoco en ropa que lo cubra más del intenso frío, sin embargo, eso no es ningún impedimento para que continúe asistiendo a la escuela. Tampoco las burlas que recibe por parte de sus compañeros por su aspecto, influyen en él.

Wang Fuman forma parte del grupo de ¨niños abandonados¨ en China, esos que no viven con sus padres por la terrible crisis y que necesitan irse a otras ciudades a buscar empleo.

Las imágenes del pequeño han conmocionado al mundo entero pues es el mejor ejemplo hasta hoy, de sacrificio, disciplina y esfuerzo. Esperamos que esta difusión sirva para que Wang reciba la ayuda que necesita y su situación mejore, sería muy lamentable que un alumno tan brillante como él termine dejando la escuela por todas las dificultades a las que debe enfrentarse a diario.

Mientras tanto, su profesor y el director de la escuela a la que asiste Wang, han hecho algunos donativos para él y su abuelita. Ambos comparten el orgullo de tener en la escuela a un alumno ejemplar como él y esperan que las autoridades de Yunnan inicien una campaña en donde las personas puedan hacer sus donativos para ayudar no sólo a Fuman sino también a otros niños en su misma situación.

¿Estás de acuerdo en que todos los niños merecen ir al colegio en buenas condiciones? ¿Qué opinas acerca de la historia de Wang Fuman? ¿Crees que es un gran ejemplo de sacrificio y perseverancia? Difunde su historia con los demás.

Fuente consultada: elpaís, elcomercio

Dejanos tu comentarios!